El centro ocupacional Can Carreras ha abierto sus puertas a los estudiantes del Máster en Políticas Sociales y Acción Comunitaria para explicar de primera mano cómo organizan el festival de cortometrajes CADI, que este año ya celebra la III edición. El Festival de Cortometrajes Amateur y Discapacidad Intelectual (CADI) surgió con el propósito de difundir producciones audiovisuales de ficción más allá de los propios centros ocupacionales, primero a escala de Cataluña, y actualmente con la participación de entidades de toda España. La gala de los premios tendrá lugar el 17 de abril en el Casino la Alianza del Pueblo Nuevo.

El festival CADI es la iniciativa más destacada de este equipo de trabajo, un ejemplo de apertura a la comunidad y de cooperación con diferentes entidades y equipamientos del territorio, y con una gran capacidad de movilización para obtener recursos más allá de las subvenciones. Asimismo, los usuarios del centro Can Carreras imparten talleres de manualidades en escuelas y centros penitenciarios; la elaboración de objetos da pie a crear relaciones personales y de grupo que ayudan a romper barreras y prejuicios. Todo un ejemplo de proceso de empoderamiento individual y colectivo. "Los jóvenes hablan conmigo y ven que yo soy como ellos, y si nos encontramos por la calle, ya no me miran raro sino que me saludan ", explicaba uno de los usuarios de Can Carreras. "Primero estaba muy nerviosa de tener que explicar a una clase pero ahora lo disfruto mucho", explicó otra compañera.

Educar en la mirada como base para la convivencia en la diversidad es el propósito del festival y de los talleres de manualidades. El leitmotiv de Can Carreras, extraído del cine, es que la discapacidad puede ser un inconveniente pero no una limitación. Como entidades vecinas y dedicadas a la acción comunitaria, la Escuela del IGOP y el centro ocupacional Can Carreras ya están pensando en formas de colaboración.

Los ponentes fueron Isabel Romero, Johnny Tapia, Cruz Espejo, María Gravisaco, Montse Serrano, Pilar González, Aida Reguera y Dani Roura. La directora técnica Xell Moreno y los educadores Alvaro López, Toni Aranda y Gloria Martí.

 

 

Fotografía: Alex Domínguez