Oscar RebolloOSCAR REBOLLO. La verdad es que estamos muy contentos por cómo ha salido todo. El acto de clausura ha tenido un impacto significativo, importante, pero lo ocurrido desde el lunes hasta el jueves ha sido muy interesante también. En todos esos días, con un grupo de unas 50/60 personas, hemos compartido unas buenas tardes de presentaciones y diálogo a partir de experiencias que quieren ser emancipadoras y fortalecedores de las personas. Globalmente, pensamos que hemos cumplido con nuestros modestos propósitos, anunciados en un programa que hacía explícita la voluntad de “poner otro grano de arena (…) en la promoción de alternativas que tengan a la persona y su dignidad como elementos centrales de la vida en sociedad”

Ahora toca, a cada cual, sacar sus conclusiones, descansar un poco, y coger energía para seguir en la brecha. Antes, pero, es de recibo dejar las cosas mínimamente cerradas y cumplir con algunas obligaciones que tenemos como organizadores, empezando por felicitar y agradecer a todas y todos los que han traído sus prácticas hasta la escola d’estiu, y han querido compartir sus experiencias, el sentido de lo que hacen, los métodos que utilizan, y las conclusiones a las que van llegando mientras las empujan hacia adelante.

Para la Escola del IGOP, trabajar con el CRIC (revista Opcions), y con el Ateneu Popular de 9 Barris ha supuesto una gran oportunidad desde muchos puntos de vista, y esperamos que nuestra colaboración no se quede aquí. También a los equipos de ambas entidades les debemos un sincero agradecimiento por todo lo que han aportado, que ha sido mucho.

Entrando ya en los contenidos, pensamos que la gran cantidad de grupos de trabajo, algunos de ellos en paralelo, ha facilitado tanto la extensión y apertura de los debates, como ahora dificulta la síntesis de todo lo ocurrido, de todo lo dicho, de todo lo debatido. Personalmente, me llevo muchas cosas. Aquí os dejo algunas de las anotaciones de mi libreta de apuntes de esta semana:

De la sesión inaugural anoté cuatro ideas, y las subrayé. (1) La idea de que el apoderamiento tiene dimensiones (individual, grupal, comunitaria, política,…) pero es uno solo, un solo proceso, y como tal debe ser pensado y construido. (2) La necesidad de basar los procesos de empoderamiento en el diálogo y no en el adoctrinamiento, con lo que adquiere una importancia central la actitud de escucha, de una escucha activa. (3) La metáfora del 15M como una “Gran Nevada”, presentada por Álvaro Porro: la tenéis en el video de la sesión inaugural (link) y no os la podéis perder. Y la idea de que (4) debemos pensar seriamente en la organización, en la eficacia de la organización, y en la cultura organizativa.

Tengo otra hoja con algunos de los aprendizajes que nos dejaron las gentes que construyen los proyectos de Can Batlló i La Flor de Maig: Los retos y dificultades en lo organizativo; el valor de pasar a construir después de reivindicar, y por lo tanto, el valor y la centralidad del proyecto que se quiere construir; trabajar con estrategia (Tic-Tac), sin cortoplacismos; las alianzas amplias e intergeneracionales como una de las claves del éxito; una visión de lo técnico más centrada en la idea de un poder “para hacer” que en la de un poder “sobre los que hacen”; entender los proyectos en su dimensión relacional y, por lo tanto, asumir la necesidad de trabajar en esas relaciones (hacer trabajo comunitario, diríamos nosotros) para construir consensos, gestionar conflictos y fortalecer vínculos entre personas.

Para mí fue muy emocionante el clima vivido en el grupo de trabajo IGOP4, sobre la autogestión obrera y la economía social y solidaria, con la sabia nueva que representaba lo viejo: las viejas luchas obreras en la Barcelona de principios de la década de 1970, presididas por la idea, y el valor, de la solidaridad. Interrogados los ponentes por algunas claves para el éxito de este tipo de experiencias apuntaron las siguientes ideas centrales: un grupo motor que se lo cree, combinar la experiencia con la formación, y la resistencia con la construcción; el amor, que hace posible la complementariedad y el fortalecimiento de los vínculos entre las gentes que luchan y construyen.

Qué esperanzadora la promesa de la red de redes (Internet) como espacio que está haciendo posible la puesta en práctica de nuevos valores (Ética Hacker, ética P2P), nuevas prácticas basadas en la colaboración (P2P) y nuevos modelos a la hora de generar riqueza y distribuirla. (Gracias Communia !!)

Me gustó la radicalidad/claridad en el planteamiento que hizo Jaume Botey sobre el dilema asistencialismo versus solidaridad (Paternalismo versus Política), como un dilema sin solución. En estos tiempos que corren, la respuesta empieza en las relaciones entre vecinos. Todo movimiento que se centre en ayudar debe ser un movimiento político, y todo movimiento político debe hacer lo posible por ayudar a la gente que tiene necesidades perentorias. Aquí también salieron algunas pistas para la práctica, como la necesidad de no individualizar la ayuda: ayudas individuales + ayudas colectivas

Sandra Pardo nos propuso el concepto de “desconexión” como idea fuerza que permite construir diagnósticos y también respuestas: las respuestas a una exclusión social que desconecta a la gente de su entorno, de sus vínculos, de los servicios públicos, de sus derechos, de la política, deben tener el objetivo de re-conectar!

Fue muy potente la presentación que hicieron las ciudadanas – afectadas – activistas – y otra vez ciudadanas, de la asamblea de la PAH Barcelona. Pudimos ver/entender la capacidad de la PAH para generar prácticas de empoderamiento ciudadano, y para plasmarlas en prácticas organizativas del movimiento: desde el funcionamiento de los asesoramientos colectivos, las acciones y los acompañamientos, hasta la obra social de la PAH. Me quedé con dos frases/ideas/principios para la acción que nos dejaron las compañeras de la asamblea de la PAH Barcelona: “En un movimiento plural lo fundamental es el respeto” y “Lo maravilloso de la Asamblea de la PAH es que aquí nadie te juzga”.

La gente del CRiC (revista Opcions) inundó la tarde del jueves de experiencias de empoderamiento colectivo para dar respuesta a necesidades vitales como la alimentación, la vivienda, la generación de ingresos u otras, y nos quedamos con la idea de que efectivamente, la gran nevada del 15M, al derretirse la nieve, ha servido para regar infinidad de “huertos” en los que ya se está cultivando el nuevo mundo que nos gusta.

De la sesión de clausura no tomé notas (Ya está el video en la red y podemos verlo), pero me llevé muchas cosas que han quedado grabadas en mis registros emocionales, y también una idea. Un debate que se presentaba muy delicado y complejo funcionó como una sinfonía.

Finalmente dos mensajes:

Os invitamos a que nos dejéis en el bloc de la escuela todos los comentarios, valoraciones y propuestas que se os ocurran

Aquí os dejamos las cuentas del Evento, para que veáis en que nos gastamos vuestro dinero.

INGRESOS

Aportación ICE 1.400 €
Inscripciones Escola Estiu IGOP 900 €
Aportación IGOP 1.775 €

TOTAL 4.075 €

GASTOS

Apoyo a entidades 1.825 €
(Can Batlló, Flor de Maig, Communia, Fundació Pare Manel, PAH Barcelona, CRIC, Marea groga, Marea Taronja)

Organización y Docencia 1.950 €
(Elia Hernando, Mariela Iglesias, Ernesto Morales, Fernando Pindado, Álvaro Porro, Miriam Valls)

Servicios Técnicos 300 €
(Ateneu Popular 9 barris)

TOTAL 4.075 €